Los abrazos son una muestra de cariño y amor.

Cuando abrazamos a nuestros bebés lo hacemos naturalmente, nos víncula con ellos y sobre todo nos sale del corazón!

Cuando abrazamos a los bebés recien nacidos, les damos una sensación similar a la que tenían cuando estaban en nuestro vientre.

Llevar a nuestros bebés en brazos, besarlos, cantarles, mirarlos, alimentarlos, y todas las muestras de amor que tenemos con ellos nos hace sentir muy bien y es muy beneficioso para el desarrollo afectivo de nuestros pequeños ya que se generan respuestas neuroquímicas en el cerebro que ayudan a la organización normal de los sistemas cerebrales responsables del apego.

Al abrazar a nuestros pequeños les estamos dando un regalo para toda la vida, ya que al reforzar el vínculo afectivo con nosotras como madres o bien con la figura de apego (papá, abuelos, tíos, etc) vamos a apoyar a sus relaciones futuras.

Un apego saludable, construido a base de experiencias de vínculo repetitivas durante la infancia, provee una base sólida para futuras relaciones saludables.

Hará que se sientan más seguros y hasta les ayudará a conciliar mejor el sueño.

A nosotros y nuestros bebés nos hace sentir felices, al liberar dopamina y serotonina, nos ayuda a controlar el ritmo cardíaco, baja los niveles de dolor, entre otros beneficios más!!

Es una experiencia muy bonita para nosotros como padres y para nuestros bebés!!

Así que a abrazar lo más que podamos!!

MPH. Tatiana Gómez Chico Leyva
Psicoterapeuta Humanista y Especialista en Estimulación e Intervención Temprana.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *