La lectura desde temprana edad incluso desde el vientre materno tiene múltiples beneficios para el desarrollo y estímulo del bebé ya que aunque no comprendan la lectura esto les sirve para interactuar con sus padres al escuchar su voz lo que también les ayuda a desarrollar el lenguaje y más tarde la imaginación y la creatividad.

Recordemos también que los bebés son como esponjas que absorben todos los estímulos que reciben lo cual les ayuda al desarrollo de su cerebro pues hacen conexiones neuronales que se mantendrán a lo largo de su vida para lo cual es importante leerle a nuestros hijos.

Cuando los bebés están muy pequiñitos sobretodo hasta el primer año de vida es conveniente comenzar con libros grandes, con muchos colores, de preferencia de tela con diferentes texturas, o libros de pasta y hojas duras para que el bebé pueda explorar todo el libro y los padres no se pongan nerviosos porque pueda morder o romper el libro. Como mencionamos anteriormente el bebé no entiende la lectura pero comienza a asociar esta actividad con momentos agradables que pasa con mama, papá o los abuelos y aquí comenzará a adquirir el gusto por la lectura.

No hay que desanimarse si no logramos captar la atención de los bebés con el libro, puedes comenzar por señalarle las imágenes y nombrarle los objetos en voz alta para que comience a relacionar las imágenes con las palabras.

El libro es un medio de explorar, de jugar, los bebés y los niños deben de ser libres de llevar con ellos el libro a donde quieran y si son libros que contienen sonidos, botones, relieves que ellos puedan manipular, llevarlo a la boca y lo puedan integrar a su mundo.

Cuando los niños tienen más de un año lo recomendable es leer con ellos libros que representen escenas de la vida cotidiana y que tengan rimas ya que a esta edad ellos ya tienen más interés en el contenido del libro, les encantan los libros con páginas en donde hay objetos escondidos que ellos puedan descubrir por ejemplo. Las lecturas deben ser más complejas con el objetivo de estimular la imaginación y la creatividad en el niño. Puedes darles libros para colorear o que tengan calcomanías o estampas que puedan pegar en ellos.

Cuando los niños tienen 2 a 3 años,  los niños comienzan a desarrollar el amor por la lectura y comienzan a utilizar más palabras y a desarrollar más conceptos y en esta etapa la lectura les ayuda a desarrollar más el lenguaje.

En esta etapa el niño ya escoge el libro que más le gusta para leerlo y puedes darle a escoger libros con imágenes, para colorear, recortar en donde pueda desarrollar su habilidad manual y su creatividad.

Se recomienda hacer de la lectura una rutina diaria para el niño y se puede realizar por la tarde o cuando el bebé o el niño se van a la cama. Procura leerle en voz alta y cambiando la entonación de las palabras.

Lo importante de la lectura es el tiempo dedicado a estar con tu hijo y el vínculo que se puede formar entre ustedes. Es una maravillosa actividad para estar presente con tus hijos y que ellos atesoraran con mucho cariño.

LCCE. Elena Leyva Hernández. Centro Nacser. Educación para el parto. Estimulación e Intervención temprana.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *