El cargar a los bebés en rebozos, telas etc, es tan antiguo como la humanidad misma, ya que la naturaleza al volvernos bípedos solucionó el problema del nacimiento del ser humano reduciendo el tiempo de gestación para facilitar el parto en la nueva posición vertical por lo que los humanos nacemos prematuros y por lo tanto más vulnerables e inmaduros que el resto de los mamíferos.  Necesitamos protección, seguridad, contacto físico y amor así como una figura de apego.    En nuestro país desde la época prehispánica los bebés eran cargados por sus madres en rebozos, tradición que ese fue perdiendo con los años en las zonas urbanas y se consideraba que esta era una costumbre de gente de clase baja o de campesinos y no sabíamos las ventajas que tiene el llevar a nuestro bebé en rebozo, fular, mei tai o cargador ergonómico  tanto para mamá como para el bebé.

Ventajas del rebozo para mamá y bebé:

  • El bebé necesita oler a su mamá, sentirla, ser parte de su movimiento
  • El rebozo imita las condiciones del bebé en el útero.
  • El bebé duerme mejor, es menos llorón y está más tranquilo
  • Puede amamantarse y ganar peso de manera adecuada
  • Favorece la digestión pues la posición” Panza con panza”ayuda a evitar cólicos y reflujo
  • Escucha el corazón  y la respiración de mamá lo que lo tranquiliza.
  • El rebozo ofrece apoyo adecuado a la cabeza del bebé
  • Los bebés que son cargados en rebozo no se  “embracilan” por el contrario son más independientes.
  • La posición de ranita o M  doblando sus piernitas abiertas  y de C de la espalda del bebé permite el adecuado desarrollo de la cadera y de la columna vertebral del bebé ya que carga su peso sobre su cuidador y no sobre su espalda
  • Fortalece el vínculo afectivo entre mamá/papá y bebé
  • Las mamás tienen menos riesgos de sufrir depresión posparto
  • Tienen   “manos libres” para hacer sus actividades

RAZONES POR LAS QUE DEBES EVITAR EL USO DE CANGURERAS TRADICIONALES

  • El bebé va colgado con todo el peso en su entrepierna, cuando lo correcto debiera ser que sus piernas formaran una M en relación a sus pompis.
  • Es incómodo para el bebé ya que por la forma de la cangurera le obliga a mantener el cuerpo rígido, cuando la posición correcta debería ser formando una C con su espaldita como ya lo mencionamos anteriormente.
  • Es incómodo para el porteador, ya que tiene a hacer contrapeso porque el bebé se va para el frente.
  • Es molesto para el porteador sentir el peso del bebé en los angostos tirantes que la mayoría de cangureras tienen.
  • Porque permiten la posición de cara al mundo o viendo hacia el frente, posición que resulta incómoda para el bebé ya que le obliga a tomar una posición contraria a la posición natural de los bebés

ES IMPORTANTE  NO CARGAR AL BEBÉ DE FRENTE VIENDO HACIA EL MUNDO Y NO HACIA MAMÁ SEA EN FULAR, REBOZO, CARGAOR ERGONÓMICO, MEI TAI, YA QUE NO TRAE UNA POSICIÓN CORRECTA LO QUE PUEDE LESIONAR SUS CADERAS Y SU ESPALDA. CUANDO ES MÁS GRANDE Y SOSTIENE BIEN SU CABEZA PODEMOS LLEVARLO SOBRE LA ESPALDA O DE LADO PARA QUE PUEDA VER EL MUNDO.

El cargar a un bebé en un rebozo o en brazos es importante para su salud física y emocional, para crear un vínculo fuerte con la persona de apego ya sea su mamá, papá, abuelos, tíos. Un bebé cargado y abrazado será una persona independiente, segura y amorosa que tendrá buenos cimientos para crecer y ser un ser humano fuerte, seguro e independiente.

LCCE: Elena Leyva Hernández. Centro Nacser.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *