La respiración es vida ya que si no respiramos no podemos vivir.  La respiración es uno de los cambios radicales que se dan con el nacimiento. Originalmente respiramos desde el vientre, con el nacimiento y conforme crecemos, el centro de la respiración va moviéndose gradualmente hacia arriba.

Con la inhalación el abdomen se expande y el diafragma desciende masajeando los órganos abdominales.

Durante el embarazo, la necesidad de oxígeno requerido es mayor, ya que se da un aumento en el metabolismo y por lo tanto aumenta la capacidad pulmonar durante esta etapa. Además el tamaño y posición del bebé afectan la ubicación del diafragma y por lo tanto de la respiración.

Durante el trabajo de parto la respiración junto con la relajación, juegan un papel importante como medio para reducir el estrés y como estrategia para el manejo del dolor sobretodo en la última etapa del parto por las siguientes razones:

▪ Las técnicas de respiración ayudan a la madre a relajarse, a disminuir la percepción del dolor y proporcionan focos de atención internos y externos. Sobre todo cuando las ha aprendido y practicado previamente

 ▪ Estas técnicas actúan como calmantes debido a su ritmo, proporcionan a la mamá una sensación de bienestar y le hacen saber que tiene cierto control sobre su conducta, aunque su útero- con las contracciones involuntarias- este fuera de su control consciente. 

▪ Estas técnicas son útiles cuando las políticas hospitalarias o la condición de la madre no permiten que la madre se mueva o realice ciertas actividades como levantarse de  la cama o tiene que estar conectada a un monitor electrónico o al suero intravenoso , constituyen  un recurso efectivo de alivio

▪ Las técnicas de respiración evitan patrones inadecuados de respiración que llevan a hiperventilación y cansancio.

Las ventajas de practicar las técnicas de respiración desde el embarazo son  las siguientes:

▪ Aumentan la tonicidad del diafragma y mejoran la capacidad torácica

 ▪ Aumentan  el tono muscular del abdomen, se obtiene mayor precisión en la dirección del trabajo de parto abreviando la etapa de expulsión.

▪ Con la práctica de las técnicas de relajación se conecta la parte teórica de la enseñanza con la realidad física.

Durante el trabajo de parto no hay una manera “adecuada” o “correcta” para respirar, no se deben de establecer patrones rígidos de respiración ya que durante el trabajo de parto de acuerdo a las diferentes etapas, la respiración va a cambiar de frecuencia de manera paulatina.

Los patrones de respiración por sí mismos no son efectivos para alterar la percepción del dolor, deben de estar acompañados de técnicas de relajación ya que lo que disminuye la sensación del dolor es la  concentración en patrones respiratorios que sirven como distractor.

Durante el trabajo de parto hay que procurar que la respiración de la mujer sea lo más cómoda y efectiva para lograr una relajación óptima. Muchas veces la ausencia de concentración y relajación provoca que la respiración se altere y cause malestar

En los cursos de preparación para el parto puedes aprender diferentes técnicas de respiración y relajación por lo cual te invitamos a conocernos!!

LCCE Elena Leyva.
Centro Nacser, Preparación para el Parto y Estimulación Temprana

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *